LA CASA DE BERNARDA ALBA

De Federico García Lorca

Dirección Óscar Miranda

DESCARGA DOSSIER

La Casa de Bernarda Alba. Cinco palabras que resuenan y llenan nuestras mentes de imágenes reconocibles en teatro, cine, en televisión, en trasuntos dentro de otras

historias. Lorca escribió un texto donde advertía de la intención de documental fotográfico que tenía la obra. Seguramente por esta razón, ha sido representada

tradicionalmente desde una mirada muy concreta en el tiempo, convirtiéndose en un clásico con un hilo conductor muy claro en el que Bernarda se convierte en

el sujeto opresivo y Adela en la esperanza de libertad. Sin embargo, en este montaje, nosotros hemos cortado un hilo propio para cada personaje, dando la oportunidad al espectador de conocer de verdad y en profundidad a cada hermana, a cada empleada de la casa, de conocer de verdad a Bernarda Alba. Las hermanas, todas ellas atrapadas en un sistema más parecido a una ratonera que a una casa, sujetan

cada una su propia historia personal, su propio demonio, dentro de un mundo donde las reglas están claras y donde romperlas es irreversible. No se puede hablar de lo que a una le pasa, de lo que una siente, de lo que una tiene, de lo que una sufre en esa casa porque sencillamente, es TABÚ. Y es que este montaje responde a una profunda reflexión sobre el concepto de tabú dentro de la obra de Lorca, que representa mucho más que la vida de una casa, representa a una comunidad social que está en conexión con nuestra comunidad social actual en pleno S. XXI.