LA GAVIOTA de A. Chéjov. versión y dirección Óscar Miranda.

El espectáculo quiere plantear dos preguntas: ¿Quién soy? ¿Cómo me he construido a mí mismo?

Para nosotros, La gaviota de Antón Chéjov es un viaje, un viaje profundo que hace el ser humano en una dirección muy concreta, la construcción del yo. Los personajes de la obra se forjan así mismos sean conscientes o no, se construyen.

Construyen sus decisiones, sus debilidades, sus miedos y sus valentías, sus capacidades y sus valores. La cuestión de la identidad vertebra este espectáculo, una versión donde todo entra a formar parte de la construcción del yo, del “quién soy, en qué me estoy convirtiendo”. Nina repite un mantra en un momento crucial del texto: “Soy la gaviota. No, no es eso…soy una actriz”. Pero, ¿quién es Nina  realmente?